Publicado en Sin categoría

¿Nervios? nuestro fiel enemigo.

Todas las personas, en algún momento de nuestras vidas, hemos sido paralizadas por el miedo ante determinadas situaciones. En muchos casos, esas trabas se mantienen en el tiempo y se manifiestan mediante nervios y ansiedad exacerbada, cuando las situaciones en cuestión se repiten.

Sin embargo, siempre es posible trabajar con tu propio comportamiento. Sólo debes proponértelo y avanzar en ese camino.

Los nervios suelen jugar una mala situación en nervios.jpgdeterminadas oportunidades. Si tienes que hablar en público, rendir un examen o simplemente ponerte frente a una situación que sabes que te va poner tenso, recurrir a algunos trucos no es mala idea.
No es nada fácil controlar los nervios, sea cual fuere la situación a la que te tengas que enfrentar. Estas circunstancias que generan tensión ponen en jaque lo que tenemos que decir, hacer o exponer. Personas con irritabilidad, que les cuesta a hablar en público o le tienen pánico a los exámenes, bien pueden poner en práctica algunos de estos consejos.

Estos son tres sencillos trucos para controlar los nervios:

Respiración: Esta es una de las claves para evitar los nervios, sin duda alguna. Una buena respiración, profunda, pausada, dominante, ayuda a la relajación. Y, por recantación, el relax es el enemigo de los nervios. Tómate tu tiempo para encontrar tu frecuencia respiratoria y verás cómo los nervios desaparecen.

Tómate tu tiempo para tus actividades predilectas: Si eres una persona que eres propensa a padecer ataques nerviosos por el motivo que fuere, es importante que te despejes al menos un momento cada día. Practica algún deporte, dedícate un tiempo a escuchar tu música favorita, visita a algún amigo, realiza yoga o cualquier cosa que te despeje, que te aleje de lo que generalmente te provoca ese malestar. Esta es una buena forma de prevenir los ataques nerviosos.

Preparación previa: Si tienes que hablar en público o exponerte ante una situación que te genera bloqueo o nervios, lo mejor es prepararse. Planear lo que vas a decir, sin dejar de ser espontáneo y tratar de no pensar en los posibles obstáculos que se te presenten es una buena medida. Cuanto más a fondo sepas lo que vas a decir y más claro lo tengas, más fácil será que fluya todo por sí mismo.

¡Feliz Domingo amig@s!

 

 

Anuncios

Autor:

Escritor de fantasía épica y amante de la literatura fantástica. Somos…lo que pensemos que somos. Todos formamos parte de una historia apasionante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s